lunes, 20 de mayo de 2013

BUHO REAL, EL GRAN DUQUE DE LA NOCHE

Hola a tod@s, hoy os voy a presentar a esta rapaz nocturna que realmente es impresionante, de hábitos nocturnos por el día se dedica a descansar en alguna repisa roqueda, sin duda es una rapaz con unas cualidades sobervias en cuanto a la vista (diez veces mejor que la humana) que puede cazar en plena oscuridad con panorámica estereoscópica, hasta en pleno día ve igual de bien, solamente hay que ver los ojazos que tiene con esas tonalidades amarillo-anaranjados.
Y qué decir del sentido del oido, finísimo donde los haya, dicen que sería capaz de capturar a sus presas en plena noche con los ojos tapados, casi nada.
Es una rapaz silenciosa, cauta, desconfiada, muy territorial, capaz de cazar todo tipo de presas desde conejos, liebres, córvidos, pájaros, anfibios, reptiles, palomas, también captura a veces rapaces diurnas, e incluso algunos han encontrado en los restos del nido cadáveres de felinos como gatos caseros, garduñas etc. Todo un portento de la noche.
Dicho esto de sobras es sabido lo difícil que es sorprenderla para afotarla en unas condiciones un poco favorables. Seguiremos intentándolo.




Las garras son poderosas, recubiertas hasta las uñas con pluma, igual que en el resto de las plumas tienen en sus extremos unos filamentos bellosos que al volar lo hacen que sea de una manera tan sigilosa que no producen nada de ruido y así acercarse a sus presas sin producir el mínimo espanto.


Este año tiene en su guarida tres pollos que como se vé ya están bastante creciditos y pronto se emplumarán por completo y volarán.  Los buhos reales tienen el celo en pleno invierno, diciembre-enero y por eso van tan adelantados, es una gozada ver como crecen día tras día y ver como van llegando nuevas generaciones y así poder continuar con  el ciclo de la vida  y que nuestros hijos nietos etc. los vean en un futuro y no nos tengan que preguntar.....¿Y cómo eran esas rapaces de las cuales nos hablas? 

Los pollos  con esta edad ya empiezan a salir del escondite y se les vé merodear por los alrededores del nido.



En las proximidades del nido se ven los restos de la comida que los padres les traen por la noche, se pueden ver plumas de torcaces, patas de cornejas, esqueletos de otras especies y la cabeza de una liebre que aún no se la han merendado.

Aquí se pueden ver los tres pollos que tienen, metidos en el hueco de una roca en una postura amenazante y una mirada de auténtico terror.

3 comentarios:

  1. Estupenda serie,enhorabuena por las capturas.Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Un magnifico reportaje y buen montaje
    Un gran saludo de un amigo

    ResponderEliminar
  3. Excelente captura del gran duque. Enhorabuena!!!

    ResponderEliminar